Ahorra en tu consumo con la energía solar

La energía solar es la principal alternativa al consumo eléctrico tradicional. Su instalación es sencilla, es de fácil mantenimiento y además tiene garantizada una gran durabilidad. Sin duda, si se desea apostar por el autoconsumo a través de una energía limpia y sostenible, la energía fotovoltaica resulta la primera opción. Además, cuenta con la ventaja de que es posible efectuar una instalación que esté conectada al sistema eléctrico, de tal manera que en el caso de que te quedes sin carga podrás utilizar sin problemas la energía eléctrica.

¿Qué contratos de luz son los más apropiados?

Ahora que has decidido apostar por el autoconsumo, pero sin dejar de tener suministros energéticos en tu hogar, es importante que busques unos contratos energéticos que se adecúen a tus nuevas necesidades. Conviene, pues, conocer detalladamente toda la información sobre las tarifas de luz y de gas, tal y como se puede ver en esta página: https://www.tarifasenergia.com/. De esta forma podrás conocer de un vistazo los principales contratos energéticos de comercializadoras como Endesa, Iberdrola o Naturgy (ex Gas Natural Fenosa), entre otros, y todo ello recopilado en una misma página.

Por otro lado, si tu casa es de nueva construcción, antes de escoger tu contrato energético tendrás que conectar tu vivienda al suministro de electricidad y de gas; podrás hacerlo a través de la comercializadora de tu elección, como puede ser Iberdrola o Endesa. Puedes dar de alta la luz y el gas con Iberdrola en Valladolid o en cualquier ciudad de España, sin importar donde se encuentre el domicilio, a través del teléfono, por Internet o en una de los puntos de servicio más cercanos a tu vivienda. Una vez efectuado el trámite, tendrás que esperar hasta siete días hábiles para contar ya con suministro.

¿Cómo ahorrar con las placas fotovoltaicas?

Antes de decidir si instalar o no placas fotovoltaicas en tu hogar, conviene repasar muchas de sus ventajas para así tomar la decisión en las mejores condiciones. Estas ventajas son:

  • Flexibilidad: Tal y como hemos indicado al inicio de este artículo, el autoconsumo de tu vivienda puede ser total o parcial. Y para este último caso, las placas te dan bastante flexibilidad; de hecho, puedes escoger incluso qué partes de tu hogar utilicen esta energía obtenida por el sol, de tal manera que la inversión que tengas que efectuar se adapte a tu bolsillo.
  • La energía es gratis. Lo único que tendrás que pagar es la instalación. En cualquier caso, existen muchas ayudas y subvenciones que permiten que lo que tienes que pagar por instalar las placas sea mucho menos.
  • No se necesita casi mantenimiento. Los cuidados que exigen este tipo de placas son mínimos.
  • Las baterías, grandes aliadas. Con estas herramientas podrás almacenar la energía que aún no estás utilizando, por lo que podrás consumir electricidad incluso cuando no haya luz solar.
  • Vierte tus excedentes y ahorra aún más. En el caso de que hayas optado por un sistema de autoconsumo conectado a la red eléctrica, podrás enviar la energía que no vayas a utilizar a la red eléctrica y la comercializadora te descontará la cantidad que hayas enviado en tu factura final.

Por último, te recomendamos que eches un vistazo a este artículo publicado en eldiario.es que arroja más información sobre este tema